Ago, 2020.- En la playa Santa Lucía, de Nuevitas, hay un pequeño puesto de guano con postes de palma habitado durante casi doce horas diarias por trabajadores justo en el único lugar donde nadie va a trabajar. Con lo mínimo para mitigar castigo del sol, un cuarteto de profesores del Instituto Nacional de Deportes, Educación Física y Recreación (INDER) llega alrededor de las 7:00 a.m. a su cabaña en Residencial para organizar las actividades de una jornada que solo termina cuando los bañistas se cansan de jugar.

Germán Walter y Rafael Hernández lideran el grupo de recreación en el balneario más concurrido de la provincia de Camagüey y casi siempre son los primeros en pisar la arena. “Los veraneantes que vienen de pasadía entran temprano al agua, por eso tratamos de tener todo acomodado antes. Ya a las 8:00 a.m. nos han solicitado los balones de fútbol y voleibol y les tenemos los terrenos listos”, cuenta Hernández mientras nos muestra la ned que con tanto esfuerzo pusieron en dos postes que enterraron dentro del agua.

 

 

 

 

En un tramo de dos kilómetros su equipo monta tres puntos con implementos y un especialista al frente. “Algo necesario, porque hay otras opciones, pero hay que pagarlas. Además, ellos se ponen a jugar con los niños o de árbitros”, comentó a Adelante Tamara Martínez, una madre que le enseñaba uno de los cometas gigantes que empina el activista Christian Silva. Ella alaba que todos los servicios que prestan son gratuitos en una zona donde predominan las rentas de caretas, balsas y bicicletas acuáticas.

Pero no solo en Residencial se organizan eventos de esparcimiento, también lo hacen en Tararaco y en Amigos del Mar. Según Flor María Pérez, “de 3:00 p.m. a 5:30 p.m., cuando quienes vienen de paso se retiran, hay cierta calma, pero luego “bajan” los huéspedes que aprovechan las últimas luces del día. A veces nos da pena quitarles las pelotas a los niños y nos quedamos fuera de horario y cuando terminan recogemos y nos vamos”. Para los habitantes de la comunidad también se crean opciones, como las copas de fútbol que se efectúan en las tardes o los topes de softbol de los fines de semana, la especialidad del veterano entrenador de judo Bernardino Armas.

Cuesta creer que ese pequeño grupo, del que también forma parte el profe Yoeldis Fernández, genere tantos momentos de ocio en quienes prefieren el sol de la playa para invertir sus horas libres. Es una obra que merece potenciarse con más personal, más utensilios de recreación y quizás un equipo de audio para animar los juegos, porque la destreza y la entrega del “team” del INDER está garantizada, para fortuna de los vacacionistas.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar