Ago, 2020.- Las playas del hermoso balneario de Santa Lucía están limitadas al sur por la laguna natural El Real, donde hace vida un amplio conglomerado de flamencos que embellecen el entorno con su color rosado. Allí se ubica también una salina de igual nombre, visitada por Fidel Castro Ruz el 13 de julio de 1971, durante un recorrido por centros laborales de los municipios Camagüey, Sierra de Cubitas, Nuevitas y Guáimaro.

De los viejos obreros presentes, hoy no queda ninguno activo. Algunos habían visto nacer la industria en 1929, y con los años, después de duro bregar en ese fatigoso trabajo, pasaron a la jubilación, tomaron otro camino o fallecieron. Los actuales se enfrascan en cumplir con eficiencia su encargo económico, de gran impacto social.

LA SAL, SÍMBOLO DE VIDA

Además de ocupar un lugar preferente en la cocina y de emplearse en la industria farmacéutica y cosmética, y hasta otros 50 usos, la sal ha inspirado a literatos en la creación de cuentos infantiles, de obras de amor y hasta místicas.

Según la leyenda, en la década de 1820, pescadores que merodeaban mar afuera la costa norte de Camagüey, encontraron una cruz, hecha de sal, que regalarían a un viejo hacendado principeño y este la entregaría al Padre Valencia. Se dice que el párroco de la iglesia San Lázaro la colocó dentro de una urna de cristal en uno de los extremos del altar mayor y difundió leyendas de la cruz, a la que se le atribuían milagrosas propiedades curativas.

La materia prima para la obtención de esta sustancia es el agua de mar empleando la evaporación solar como método para la extracción del grano. La sustancia acuosa debe ser clara, transparente, sin materia orgánica coloidal, lodo ni otras impurezas que dificultan el proceso de condensación.

El fomento de la industria turística en Santa Lucía fue, de cierto modo, un bumerán. Los desechos de las instalaciones hoteleras iban a parar, por intrusión, a esta fábrica natural del producto codiciado en cualquier lugar del mundo.

La ciencia solucionó el problema. Investigadores del área de proyecto de ingeniería, la Colaboradora Honoraria de la española Universidad de Córdoba y el Departamento de Química de la casa de altos estudios Ignacio Agramonte, de Camagüey, hallaron la manera de evitar ese negativo fenómeno con la ejecución de un canal. Llamado Lengua de Pájaro, el conducto corrigió el curso de los desechos de lavandería, talleres y viviendas.

El huracán Sandy, en octubre del 2012, no solo impactó tremendamente a Santiago de Cuba, causó sus efectos también en la rama salinera de Guantánamo, considerada la de mayores potencialidades productivas del país. Aquel desastre ecológico obligó a “El Real” y a otras plantas a asumir el déficit.

Esta es la salina de mejor relación de área: mientras en otros lugares es de nueve lagunas y una de cristalización, allí es de 19 y 1, lo cual, no solo por la cantidad potencial de sal, sino por su calidad, indica la posibilidad de crecimiento, limitada por la aprobación de inversiones, según refiere Miguel Milán Rodríguez, director de la industria nuevitera.

El plan de producción de 2020 es de más de 21 mil 600 toneladas de sal, elaborada para la comercialización en las regiones central y occidental del país. De estas, 17 mil 600 toneladas corresponden a la sal fina; y cuatro mil para los consumos industrial y animal, preferentemente de la ganadería. En relación con otros años, muestra cierta estabilidad, pues busca más que crecer, asegurar el proceso productivo.

Cerró julio con 13 mil 100 toneladas de sal, 300 por encima de los planificado. Hubo cierto retraso en el plan de las bolsitas de un kilogramo, de las 5 300 previstas hasta el séptimo mes del año quedaron por debajo en 200, sin embargo, en opinión del director, las recuperan en agosto. Este embolsado es manual; para humanizar el proceso y llevarlo a mecanizado hay una inversión, interferida por los efectos de la COVID-19.

LA PREGUNTA INESPERADA DE FIDEL
Giraldo Mazola Collazo, diplomático y periodista, formaba parte de la dirección del Partido Comunista de Cuba (PCC) en la provincia cuando el líder histórico de la Revolución estuvo allí. En un artículo publicado en Cubadebate, el 21 de noviembre del 2017, Mazola rememora la estancia en Santa Lucía.

Cuenta que frente al primer hotel en construcción, el jefe de la obra ofrecía cifras y datos y explicaba las causas del atraso, donde incidían factores objetivos, y también derivados de la inexperiencia y deficiencias. Fidel escuchaba atentamente mientras observaba el entorno, y preguntó en voz baja: ¿Para dónde vuelan los flamencos?

“Los presentes se miraron unos a otros y nadie tenía la respuesta para la inesperada pregunta. Héctor Argilés (quien fue primer secretario del PCC en Nuevitas) se adelantó un poco y para alivio de todos dijo: ‘Comandante, al atardecer vuelan muchos de ellos a través de la bahía para las casimbas del cayo Sabinal’”.

Entonces, mirando la laguna, se acercó a los vehículos y comentó con su visión de futuro el desarrollo del balneario, impensado entonces, y que él denominó “playa de los trabajadores camagüeyanos”. Entre las cuestiones a tener en cuenta mencionó la construcción de hoteles y edificaciones “más verticales o extendiéndonos a lo largo de la playa para no reducir la capacidad de la laguna”. Con ello no se afectaría el hábitat de los flamencos, ni la producción de la salina.

Antes de abandonar Santa Lucía, Fidel indicó que se facilitaran materiales prefabricados, y entre los inmuebles que se levantarían en la zona residencial de Tararaco se hicieron edificios que habitaron los trabajadores salineros.

PRODUCTOS SECUNDARIOS DE LA SALINA EL REAL

1- Fangos sulfurosos con fines terapéuticos
2- Criadero de artemia (crustáceos branquiópodos, filtro biológico natural de la salina, evita la penetración de cuerpos extraños) que bien podría ser empleado para la alimentación de camarones y langostas
3- Comercialización de aguas madre y salmueras a emplearse en fisioterapia, en cremas, desodorantes y en enfermedades de la piel

PASOS EN LA ZONA DE BENEFICIO DE LA SAL

  • Lavado
  • Centrifugado y secado
  • Molienda y clasificación
  • Envasado

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar