Mariana Grajales, la madre de todos los cubanos.Jul, 2019.- Mujer, mulata, mambisa y madre, esa fue para Cuba Mariana Grajales Coello. Un 12 de julio vino al mundo en Santiago de Cuba, la tierra libertaria, y allí mismo crió a 13 hijos, todos sobre la base de los más altos valores humanos y éticos.

De su segundo matrimonio, con Marcos Maceo, resultaron dos de los más grandes líderes de las guerras independentistas contra el yugo colonial español, Antonio y José.

Mujer firme, disciplinada y patriota supo educar a su prole para que peleara por la libertad de Cuba, y fue esa fortaleza de carácter la que la hizo trascender en la historia de la Isla. No por gusto se le conoce como la madre de los Maceo, que es lo mismo que decir, de los cubanos.   

Muy conocida es su arenga a uno de sus hijos, Marcos, el más pequeño de los varones, cuando le trajeron al Titán de Bronce herido: ¡Y tú, empínate, porque ya es hora de que te vayas al campamento!

Esa convicción revolucionaria, esa muestra de hidalguía y valor le ganaron el respeto de los cubanos de entonces y de hoy. Por ello José Martí, digno admirador de las almas nobles, escribió: ¡Qué decoro y grandeza hubo en su sencilla vida, que cuando se escribe de ella es como de la raíz del alma, con suavidad de hijo, y como de entrañable afecto!

Y es que los dolores de la Patria oprimida y el sentir de su pueblo hicieron germinar en la Isla los mejores sentimientos humanos, de los cuales es fiel ejemplo Mariana.

Con su piel curtida por el sol, la manigua y la crianza de los hijos; su temperamento firme y decidido; y sobre todo, con su amor de madre revolucionaria, llega hoy a las nuevas generaciones la figura de Mariana Grajales Coello, la madre de los Maceo, la madre de todos los cubanos.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar