Descubren qué causa placer al escuchar una canción.Berlín, 11 nov.- Científicos comprobaron que el placer musical es provocado por una combinación de incertidumbre y sorpresa, según como estén ordenados los sonidos con el tiempo, publica hoy la revista Current Biology.

A esta conclusión llegaron investigadores del Instituto Max Planck de Alemania luego de analizar 80 mil acordes de 745 canciones pop clásicas de las listas de la revista estadounidense Billboard.

'Las canciones que encontramos agradables son probablemente aquellas que logran un buen equilibrio entre saber lo que sucederá después y sorprendernos con algo que no esperábamos', destacó Vincent Cheung, uno de los participantes en el estudio.

El experto asegura que comprender cómo la música activa el sistema de placer en el cerebro humano podría explicar por qué escuchar música ayuda a mejorar el ánimo cuando se está triste.

Cheung y sus colegas utilizaron un modelo de aprendizaje automático para cuantificar matemáticamente la incertidumbre y la sorpresa en las melodías, así como descartar otras asociaciones con las canciones que los oyentes podrían haber tenido.

Para la investigación los expertos despojaron otros elementos, como letras y melodías, manteniendo solo las progresiones de los acordes.

Comprobaron que cuando los individuos estaban relativamente seguros acerca de qué acorde esperar después, les resultaba agradable cuando eran sorprendidos y si no estaban seguros de qué esperar a continuación, les resultaba agradable cuando los acordes posteriores no eran sorprendentes.

'Aunque los compositores lo saben intuitivamente, el proceso detrás de cómo la expectativa en la música provoca placer aún era desconocido, apuntó el experto Stefan Koelsch.

Al estudiar imágenes de resonancia magnética encontraron que la experiencia del placer musical se reflejó en tres regiones cerebrales: la amígdala, el hipocampo y la corteza auditiva, regiones del cerebro que juegan un papel en el procesamiento de las emociones, el aprendizaje y la memoria, y el procesamiento del sonido, respectivamente.

Este descubrimiento sería útil para futuras investigaciones cerebrales que pudieran considerar los roles combinados de incertidumbre y sorpresa en la apreciación de los humanos por otras formas de arte como la danza y el cine.

Además, puede aprovecharse esta nueva información en la mejora de algoritmos de generación de música artificial que ayuden a los compositores a escribir música o incluso predecir tendencias musicales, señaló Koelsch.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar