Washington, 16 sep.- Los incendios forestales que quemaron hasta hoy más de cinco millones de acres (20 mil 200 kilómetros cuadrados) en el oeste de Estados Unidos, avivan el debate en el país sobre el tema del cambio climático.
 
Al menos 36 personas murieron y decenas de miles debieron abandonar sus hogares a causa de casi un centenar de siniestros en California, Oregón y Washington, donde un peligroso manto de humo obligó a cancelar vuelos, clases y eventos deportivos.

El humo lechoso nubló los cielos sobre gran parte del Medio Oeste y la neblina llegó hasta la ciudad de Nueva York, reportó el diario The New York Times.

Según el medio, en los estados más afectados por los fuegos las autoridades intentaban adaptarse a un desastre sin un final claro a la vista, en condiciones profundamente exacerbadas por el cambio climático.

El Área de la Bahía, en California, que se ha mantenido bajo un humo sofocante durante cuatro semanas, estableció otro récord de advertencias consecutivas sobre aire peligroso.

Al mismo tiempo, la Policía de Oregón habilitó una morgue móvil, mientras los equipos de rescate registraban edificios incinerados en busca de sobrevivientes y fallecidos; y la aerolínea Alaska Airlines suspendió vuelos desde Portland, Oregón, y Spokane, Washington, debido al humo espeso y la neblina.

En medio de ese panorama, ha vuelto a tomar fuerza el debate acerca del cambio climático, y los enfrentamientos entre las autoridades demócratas de los territorios afectados y el presidente Donald Trump, quien se niega a reconocer que ese fenómeno empeora los fuegos.

Hace dos días el jefe de la Casa Blanca volvió a despertar gran polémica durante una visita a California para evaluar el impacto de los siniestros, pues en un encuentro con funcionarios estatales y locales llegó a cuestionar el conocimiento científico en torno al cambio climático.

Cuando el secretario de Recursos Naturales del estado, Wade Crowfoot, instó al mandatario republicano a reconocer que ese fenómeno, y no solo el manejo de la vegetación, es el principal impulsor de los incendios forestales, Trump manifestó: 'bueno, no creo que la ciencia lo sepa, en realidad'.

La aspirante a la vicepresidencia del país por el Partido Demócrata, la senadora Kamaña Harris, quien recorrió ayer áreas afectadas por los siniestros, condenó la postura de Trump en este tema y manifestó que el gobernante 'prácticamente ha negado la ciencia'.

Desafortunadamente, estos incendios forestales y la devastación que causan son completamente predecibles. Esto no es un asunto partidista, esto es solo un hecho, tenemos que hacerlo mejor como país, expresó la compañera de fórmula del candidato presidencial de la fuerza azul, Joe Biden.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar