Panamá, 31 ago.- América Crece es el nuevo antifaz de Estados Unidos para dominar la economía en Latinoamérica y se esconde en memorandos de entendimiento (MOU, por su sigla en inglés) como el firmado recientemente con Panamá.

El tema lo abordó aquí este lunes Bayano Digital, que incluyó a Panamá en la advertencia de la exdiplomática boliviana María Luisa Ramos.

Ella calificó la iniciativa de la administración de Donald Trump como el Caballo de Troya, que además permite a ese país, mediante el MOU, evadir controles parlamentarios obligatorios en las naciones involucradas.

Durante la reciente visita de una delegación estadounidense a esta capital firmaron un memorando 'el cual amplía nuestro actual acuerdo de intercambio en temas de energía y busca canalizar la inversión privada en obras de infraestructura', señala una nota oficial de la cancillería istmeña.

Según Bayano, la fórmula avanza hacia un reformateo de la dependencia económica, financiera y política de la región, sin requerir de negociación alguna entre instancias gubernamentales, ni consultas a los parlamentos y mucho menos incluye a segmentos de la sociedad civil.

'Mediante este procedimiento ya no se involucrarán en engorrosas negociaciones de tratados de libre comercio, TLC, para mejorar su balanza comercial, para obtener jugosos contratos estatales, realizar cambios a la legislación y en general adecuar a sus intereses el diseño del esquema de inversiones de los países', afirmó Ramos.

En esencia se trata de que Estados Unidos y los gobiernos latinoamericanos hacen un compromiso diplomático de alto nivel de encaminar la agenda trazada por los organismos y agencias estadounidenses y los homólogos empresariales de los firmantes que son Argentina, Chile, Jamaica, Panamá, Colombia, Ecuador, Brasil, El Salvador, Honduras y Bolivia.

América Crece es la versión, al estilo de Trump, de la Alianza para el Progreso del entonces presidente John F. Kennedy (1961-1963) propuesta al inicio de su mandato como una forma de sumisión del continente, tras el triunfo de la Revolución cubana a pocas millas de su territorio.

Con algunos cambios cosméticos y total falta de originalidad, el actual mandatario retomó 58 años después, con otro nombre, el nuevo intento por reconquistar la olvidada región de Latinoamérica y el Caribe bajo el mismo subterfugio de antaño de que 'ayudarían' a la economía de los países.

El viceministro de Finanzas de Panamá, Jorge Almengor, participó en la Casa Blanca en el lanzamiento de América Crece en diciembre de 2019, supuestamente enfocada en catalizar la inversión del sector privado en infraestructuras regionales, para apoyar el desarrollo económico que conduce a la creación de empleo, según sus creadores.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar