Ene, 2020.- El polo turístico de la playa Santa Lucía, al norte de la provincia de Camagüey, está inmerso en la etapa alta de turismo en la mayor de las Antillas, (noviembre-abril), con la seguridad de que será exitosa.

Con ese objetivo los trabajadores de la industria sin humo, en este enclave agramontino, se empeñan en mejorar aún más la calidad de los servicios y las opciones recreativas para atraer a viajeros.

Los fondos marinos de toda esta parte de la costa están protegidos por una barrera coralina considerada como la segunda más extensa del mundo, solo superada por la Gran Barrera Coralina de Australia. El principal polo camagüeyano posee también unos 21 kilómetros de playas de aguas transparentes y arena fina color crema (que forman esta gran piscina natural) y diversas opciones.

Además, redoblan los esfuerzos para contribuir a que Cuba alcance los cinco millones de visitantes extranjeros para el cierre de este año.

Cubanacán dispone en la playa Santa Lucía de más de mil habitaciones, unidas a otras 51 capacidades de la cadena Islazul que conforman el hotel Tararaco y superior a 23 los esquemas de alojamientos, entre casas y el edificio residencial.

A pesar del bloqueo económico, financiero y comercial impuesto por los Estados Unidos a la Isla desde hace más de 60 años y recrudecido el año pasado, el país sobrepasó en 2019 los cuatro millones de visitantes, muchos de ellos repitentes.

La Perla de las Antillas distingue por la seguridad, las bellezas de sus playas, la cultura, el patrimonio arquitectónico y natural, y la amabilidad de sus habitantes, los lugareños.

Cuba posee unas 70 mil habitaciones en poco más de 300 hoteles, abiertos al disfrute de quienes prefieren el calor caribeño y humano.

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar