Camagüey, 26 oct.- Camagüey danza; el ballet clásico está en la calle y llega a todos a través de la osadía de un joven en complicidad con integrantes de la segunda compañía clásica cubana, y gracias al apoyo del Fondo Cubano de Bienes Culturales.

Once instantáneas, fruto del atrevimiento intuitivo de Gabriel Dávalos con el Ballet de Camagüey, se exhiben desde el pasado día 23 en la céntrica Plaza de los Trabajadores, y aún llama la atención de los transeúntes.  

Durante seis meses permanecerá allí la muestra, por la posibilidad que ofrece la técnica de impresión directa en policluro de vinilo, también conocido como PVC, resistente a impactos del medio ambiente.

Matria es el nombre de la exposición. A decir de su autor, “es un proyecto que alude a la patria más íntima, mujer, hembra; ese pedazo más cercano al que uno siempre regresa cuando quiere reencontrarse”. Bajo este concepto, el artista recorre varios lugares de la isla y deja en cada uno su tiempo.

Dice el también periodista que es su manera de alimentar el alma y ser útil en la sociedad para completar y conectar desde diferentes matrias con la obra mayor: Cuba.

Por eso ninguna nos puede ser ajena, expresa Dávalos. Y en ese afán, la fotografía y la danza, de la mano, acompañan la vida cotidiana de la gente en una gran galería a disposición de todos: la ciudad.

José Martí está impregnado el arte de Gabriel. En cada una de las fotografías que conforma Matria, el espectador puede acercarse a frases del Apóstol poco conocidas, pero que se relacionan con el mensaje de las imágenes, resultado de un atrevido recorrido por la urbe y la creación colectiva.

“En Cuba somos un poco nosotros y un poco todos; por eso, utilizo lo singular de la ciudad y los elementos que nos unen. Yo, prefiero ser solo un intermediario feliz”. 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar