La Habana, 16 oct.- La estrategia de mar y cultivo de Cuba identifica al ostión como una especie de gran potencial para su cultivo, por lo actualmente se trabaja desde las diferentes empresas pesqueras para elevar la producción de este alimento marino.

Raidel Borroto Vejerano, director del Centro de Investigaciones Pesqueras (CIP) explicó a la Agencia Cubana de Noticias que esto constituye una respuesta ante la prioridad para aumentar la producción de alimentos en la Mayor de las Antillas.

El ostión posee un alto valor nutricional y energético, además es de fácil cultivo y Cuba cuenta con muy buenas condiciones para su producción, refirió Borroto Vejerano.

La manera más generalizada de obtener el ostión es por pesca directa en los mangles, ya que es allí donde más y mejor se desarrolla, pero se cosecha también en granjas ostioneras, destacó el especialista.

Sin embargo, a partir de haberse identificado el mangle como un renglón fundamental ante el cambio climático, el CIP se dio a la tarea, de conjunto con otras entidades como el Centro Nacional de Áreas Protegidas de implementar alternativas a esta práctica.

Las granjas ostioneras es una variante bastante rentable, pues al ser rústicas precisan de pocos recursos; se crean al enterrar estacas de palo para formar líneas con el mismo filamento con que se pesca y luego se confeccionan unas especies de colgaderas con un sustrato para que la larva del ostión se adhiera.

Una de las materias primas que más se utiliza para las colgaderas, en provincias como Las Tunas, es la mismas concha del ostión que ya se había desechado y se pone como sustrato, aunque hay otras variantes como pomos de plásticos y cables de acero.

La ventaja de utilizar las propias conchas es que tiene alta efectividad y que se recicla un producto que en muchas ocasiones se hace engorrosa su reutilización, pues solo se estaba agregando, luego de un proceso de molienda complejo, a las mezclas para la construcción, señaló el directivo.

Además del ostión la estrategia cubana de mar y cultivo identifica a la tilapia roja como especie a priorizar porque es un animal que en el país se domina su reproducción, tiene aceptación como alimento y rendimientos atractivos.

La tilapia crece muy rápido, y a partir de que se obtienen los alevines solo transcurren seis meses para contar con un animal que se puede comer, por lo que en un año pueden hacerse hasta dos ciclos.

Hay otras especies identificadas como potenciales: pargo, robalo, cobia, además de la lisa y la liseta, peces con los que se trabajaron en los años 80, pero que hoy se proyecta retomarlos a partir de la bibliografía que existe sobre el tema.

El Centro de Investigaciones Pesqueras, perteneciente al Ministerio de la Industria Alimentaria tiene entre sus funciones estudiar las especies de importancia comercial para las pesquerías, tales como la langosta, camarón, más de 50 especies de peces, esponja, pepino de mar y cobo.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar