La Habana, 13 oct.- Hoy se desarrolla en Naciones Unidas la votación para elegir a los nuevos miembros del Consejo de Derechos Humanos, entre cuyas candidaturas se encuentra Cuba, para el período 2021-2023, como lo anunció en febrero Bruno Rodríguez Parrilla, ministro de Relaciones Exteriores, durante su intervención en Ginebra en el Segmento de Alto Nivel del 43er periodo ordinario de sesiones de la organización.

Muchos de los logros en este sector del país se encuentran reunidos en el Libro DDHHCuba 2020, documento que el país propondrá para su candidatura, y en el que se reúne el listado de acciones que avalan derechos que van más allá de los económicos, sociales y culturales.

Al país se le ha elogiado históricamente el cumplimiento de compromisos internacionales que pasan a la esfera de los derechos de tercera generación.

Fiel a las ideas de Fidel Castro, Comandante en Jefe de la Revolución, y a su vocación solidaria, el país ha ayudado a combatir los pesares del mundo, desde luchas como la librada en Sudáfrica contra el Apartheid, hasta apoyo a naciones en sectores como la educación y la salud, cuya muestra más reciente son las decenas de Brigadas Henry Reeve que han partido hacia todo el mundo a combatir la COVID-19.

Además, la nación antillana ha contribuido a la paz mundial de varias maneras destacadas, pues La Habana acogió los diálogos entre el Gobierno colombiano y las FARC-EP, que concluyeron con la firma del Acuerdo de Paz, y fue sede en febrero de 2016 de un encuentro histórico entre el Papa Francisco y Su Santidad Kirill, Patriarca de Moscú y de toda Rusia, primera reunión de los líderes de ambas iglesias luego del cisma de 1054.

También apoyó la Proclama de América Latina y el Caribe como Zona de Paz durante su presidencia de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC).

El bloqueo económico, financiero y comercial impuesto por los Estados Unidos, ha intentado -y en algunas ocasiones ha logrado- frenar los avances de Cuba en todo sentido, sin embargo el Estado intenta proveer a sus ciudadanos condiciones de vida digna, así como empleos, educación y salud.

Justo sobre la atención médica, la Organización Mundial de la Salud ha dicho que este es el país mejor dotado en el número de médicos por habitantes, y cada año trabaja para consolidar la calidad de su sistema de salud, con cobertura universal y asistencia gratuita.

La Constitución de la República, aprobada por referendo en 2019, reconoce la igualdad de todos los ciudadanos y prohíbe cualquier tipo de discriminación, mientras que el país ha alcanzado logros relevantes en la atención y desarrollo de la infancia y la adolescencia.

Varios territorios del mundo han elogiado la labor cubana en este sentido, y las acciones ejecutadas le han valido ser elegida en varias ocasiones para integrar el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, desde cuya posición ha trabajado intensamente a favor de sus ciudadanos y los del mundo.

La nación caribeña es parte y signataria de más de 40 instrumentos internacionales en materia de Derechos Humanos, entre los que destacan convenciones, protocolos, y declaraciones internacionales y es uno de los 48 Estados que aprobaron La Declaración Universal de Derechos Humanos presentada ante la Asamblea General de las Naciones Unidas reunida en París, y adoptada el 10 de diciembre de 1948.

Además, Cuba ya ha cumplido con los ocho Objetivos de Desarrollo del Milenio y sus metas, tres de ellos antes del plazo fijado en 2015, mientras que trabaja en la cumplimentación de la Agenda 2030 y sus 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible, algunas de estas metas ya han sido alcanzadas.

Gracias a la voluntad política del Gobierno y la activa participación popular en todos los ámbitos de la vida del país, Cuba ha podido obtener importantes éxitos en la promoción y protección de los derechos humanos, de ahí que el país merece pertenecer al Consejo de Derechos Humanos de la ONU: es allí donde su experiencia será útil.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar