Panamá, 26 ago.- Medios digitales de prensa en Panamá reflejan hoy el inicio de los ensayos clínicos de la vacuna cubana Soberana 01 contra la Covid-19, la única de América Latina y el Caribe.

En su reporte el canal nacional Telemetro hace referencia a las palabras de Baltasar Pérez, uno de los 20 primeros voluntarios, quien considera un honor y una satisfacción personal formar parte del estudio, cuyos resultados estarán listos a mediados de febrero de 2021, según las autoridades de la isla.

'Es un orgullo como cubana, porque es un candidato vacunal que nos está brindando una esperanza, una oportunidad de luchar contra esta terrible pandemia', refiere Diana Borges, otra de las voluntarias convocadas al Centro Nacional de Toxicología, en La Habana.

Entre los criterios reflejados por la prensa panameña sobre el candidato de la mayor de las Antillas sobresale el de Meiby Rodríguez, directora de Investigaciones Clínicas del Instituto Finlay de Vacunas, quien explicó que el ensayo clínico cuenta con dos etapas.

La primera, acotó, contempla a personas entre 19 y 59 años, donde se espera que no más del cinco por ciento muestren eventos adversos graves, y la segunda, entre 60 y 80 años, después de una rigurosa evaluación.

El pasado 18 de agosto el Registro Público Cubano de Ensayos Clínicos divulgó que el estudio será aleatorizado, controlado, adaptativo y multicéntrico, y persigue evaluar la seguridad, reactogenicidad e inmunogenicidad del candidato en un esquema de dos dosis, que incluirá a 676 personas de 19 a 80 años de edad.

Informaciones oficiales precisan que el Grupo de las Industrias Biotecnológica y Farmacéutica, BioCubaFarma, trabaja en 16 proyectos de nuevos tratamientos y tecnologías médicas para prevenir y combatir la Covid-19, de los cuales 11 están en estudios clínicos o ensayos de intervención en pacientes y grupos de riesgo.

Con fines preventivos se evalúan cinco productos para estimular la inmunidad innata y adaptativa en distintas personas, incluido el personal médico, subraya la fuente.

Cuba posee una larga historia de investigación científica en el campo de las vacunas que data de los años 80 del pasado siglo, cuando el Instituto Finlay logró la antimeningocócica, única en el mundo para el grupo B, a la que se suma la terapéutica contra el cáncer del pulmón, exclusiva en el orbe.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar