La Habana, 30 jun.- Cuando la situación mundial demanda de esfuerzos comunes para frenar la expansión de la Covid-19, la colaboración médica de Cuba desafía una cruzada de señalamientos y presiones desde Washington para desacreditar su noble tarea.

Sin embargo, desde el propio Estados Unidos hasta África, voces solidarias reclaman la nominación del Contingente Henry Reeve para el Premio Nobel de la Paz 2021, en reconocimiento a su desempeño en múltiples naciones frente a la enfermedad.

Organizaciones, personalidades de la cultura, actores políticos y sociales se han pronunciado para destacar la labor por el bien común de las brigadas médicas cubanas en medio de la campaña contra la iniciativa.

Desde finales de abril, espacios de la web, foros y seminarios recogen firmas para reconocer la solidaridad y desinterés de este contingente que desde hace más de 15 años presta ayuda en otros países, como una confirmación de solidaridad necesaria en tiempos de pandemia.

El Contingente de Médicos Especializados en Situaciones de Desastres y Graves Epidemias Henry Reeve fue creado en 2005 por el líder de la Revolución cubana, Fidel Castro, bajo los principios de solidaridad, humanismo e internacionalismo.

Con esos propósitos, prestó ayuda a lugares afectados por fuertes terremotos como Pakistán, Chile o Haití.

Asimismo más de 250 médicos, enfermeras y otros integrantes llegaron en 2015 a África occidental para hacer frente al ébola en respuesta a la solicitud de la Organización Mundial de la Salud, lo que constituyó la mayor operación médica extranjera sobre el terreno en países severamente afectados como Sierra Leona, Guinea y Liberia.

Más recientemente, con la expansión del nuevo coronavirus, profesionales de más de 30 grupos médicos de la isla se unieron a los que ya prestaban servicio en 60 países a solicitud de sus gobiernos.

LA SOLIDARIDAD NO ENTIENDE DE SANCIONES

Las presiones de la Casa Blanca contra las misiones cubanas no solo señalan al Gobierno de la nación caribeña, sino que además tocan a la puerta de los países que soliciten asistencia.

Tras hostigar con acusaciones a las autoridades de la isla antillana y calificar de trata de personas a las misiones médicas, desde Washington proyectaron castigar además a quienes aceptan la colaboración.

Los senadores Marco Rubio, Ted Cruz y Rick Scott presentaron recientemente un proyecto de ley que propuso la publicación por el Departamento de Estado de la lista de países con contratos para el programa de misiones médicas.

Pocos días después, el secretario de Estado norteamericano, Mike Pompeo, y la asesora presidencial Ivanka Trump, dieron a conocer un controvertido informe, que incluyó a la mayor de las Antillas en la peor ubicación (nivel tres) y calificó a las misiones médicas como un ejemplo de trabajo forzado.

El anuncio reforzó la intensa campaña de la administración de Donald Trump contra la colaboración médica cubana en el mundo, al alegar supuestas violaciones en su tratamiento y pago.

Pero la versión de las naciones beneficiadas contradice estos señalamientos, a la vez que enaltece el trabajo del personal sanitario de la isla en medio de una crisis mundial.

El embajador de Reino Unido en Cuba, Antony Stokes, agradeció el apoyo del país caribeño para fortalecer la atención médica en Anguila e Islas Turcas y Caicos, territorios de ultramar del país europeo.

El personal cubano ayuda a fortalecer la atención médica en momentos de mayores presiones, aseguró el representante británico en su cuenta en Twitter.

Reino Unido ha trabajado estrechamente con Cuba en la respuesta global a la Covid-19. En marzo, colaboramos para repatriar a pasajeros y tripulantes del Braemar. Ahora apreciamos la asistencia médica cubana para combatir la pandemia en nuestros territorios de ultramar, recordó la representación diplomática de Londres en La Habana.

Igualmente, autoridades de Andorra agradecieron recientemente la ayuda ofrecida por Cuba en su territorio frente al virus.

VOCES POR EL NOBEL

Una de las peticiones en línea, promovida desde la web cubanobel.org, asegura que más de siete mil 400 trabajadores sanitarios cubanos se han sumado al enfrentamiento a la Covid-19 en naciones como Angola, Belice, Haití, Italia, Jamaica, Nicaragua, Qatar, Sudáfrica y Venezuela.

En estos momentos en que el mundo está sufriendo una devastadora pandemia, el Contingente está trabajando globalmente para combatirla y llevar salud y recuperación a los afectados, reconoce el texto.

En respuesta, la propuesta de conceder el Nobel al Contingente Henry Reeve recauda hasta la fecha mil 800 firmas en el portal francés mesopinions.com y más de 20 mil en cubanobel.org.

A esto se suma el apoyo de activistas y personalidades como Adolfo Pérez Esquivel, Noam Chomsky, Alice Walker, Eve Ensler, Danny Glover, Mark Ruffalo, Chico Buarque, Silvio Rodríguez, así como el expresidente ecuatoriano Rafael Correa.

De acuerdo con el canciller de Cuba, Bruno Rodríguez, hasta inicios de junio el personal cubano había atendido a más de 109 mil 200 pacientes enfermos con el virus SARS-CoV-2.

'En un contexto donde la pandemia amenaza a todos por igual, la solidaridad y el humanismo salvan vidas', escribió en su cuenta en Twitter el titular de Relaciones Exteriores.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar