La Habana, 4 mar.- Proponer y defender los derechos de las personas con discapacidad auditiva a una vida más sana donde la lengua de seña cubana sea el dioma principal, centró los debates del V Congreso de la Asociación Nacional de Sordos (ANSOC), que concluye hoy en esta capital.

Alejandro Marzo Peña, Presidente de la ANSOC anunció que este miércoles en sesión plenaria los 130 delegados de todo el país, en representación de los más de 25 mil integrantes de la ANSOC realizan una valoración de los acuerdos del anterior Congreso, el dictamen de las comisiones de trabajo y el resumen y compromisos sobre el Informe Central a la cita y las proyecciones de trabajo para el período
2020-2025.

Asimismo, el programa de la jornada final contempla la entrega de reconocimientos, la presentación de los resultados de las elecciones para la Junta Directiva Nacional y del Consejo Nacional y la Declaración final y clausura del foro.

No obstante las limitaciones del bloqueo norteamericano que se refuerza cada día más con la política del gobierno de Donald Trump, Cuba concede especial atención a la comunidad de personas sordas con el fin de lograr la participación inclusiva a la vida social.

Según refiere el informe central la incorporación al trabajo es un factor importante en el proceso de inclusión y actualmente 7 mil 952 de los asociados están incorporados en empleos de diversas modalidades: en centros ordinarios, talleres especiales, trabajo por cuenta propia, y en cooperativas agropecuarias, entre otras.

Entre los temas del programa se incluyen el impacto del trabajo de los líderes, la atención a la mujer y a la niña sorda; y otros relacionados con el lenguaje de señas para lograr mayor inclusión en la sociedad, explicó Marzo Peña.

En declaraciones a la Agencia Cubana de Noticias, este martes el doctor en Ciencias Jurídicas Leonardo Pérez Gallardo, profesor titular de Derecho Civil de la Universidad de La Habana (UH), y presidente de la Sociedad Cubana de Derecho Civil y Familia de la Unión de Juristas de Cuba explicó que el artículo 89 de la Constitución actual es hoy la norma de más jerarquía que protege a las personas en situación de discapacidad.

Aunque la Constitución no establezca expresamente que la Lengua de Señas es también un idioma oficial, el artículo 89 da las bases para que una norma jurídica de desarrollo de ese documento instituya expresamente la protección de la Lengua de Señas en Cuba y de esta manera se respetan sus derechos humanos, aclaró.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar