Camagüey, 10 dic.- La atención gratuita a más de mil 600 niños, adolescentes y jóvenes en escuelas especiales de la provincia de Camagüey, para incorporarse a la vida social, garantiza la materialización de uno de los derechos humanos más elementales: la educación.

Suman 23 los centros de este tipo que acogen a menores con diversas discapacidades como la intelectual, visual, físico-motora, y auditiva, retardo en el desarrollo psíquico, trastornos en la comunicación del lenguaje y de la conducta, y autismo.

1210-especial-camaguey1.jpg

En los 13 municipios de la demarcación existe un plantel de esta enseñanza, excepto en el de Minas que tiene dos, y en Camagüey radican las demás dedicadas a especialidades únicas.

Mabel Álvarez Bernal, jefa de ese departamento en el territorio, explicó a la ACN que la Educación Especial es una de las más costosas teniendo en cuenta la alta demanda de fuerza docente, recursos indispensables para el desarrollo de los alumnos, la atención de salud y la alimentación.

1210-especial-camaguey2.jpg

Las instituciones de este nivel hoy cuentan con la cobertura completa de 392 maestros frente a las aulas e igualmente laboran más de un centenar de especialistas, estos últimos encargados de atender las deficiencias psicopedagógicas para corregir o compensar los trastornos, lo cual constituye una de las garantías para elevar la calidad del aprendizaje.

La provincia posee también tres hogares para menores sin amparo familiar, de ellos dos en el municipio de Camagüey y otro en el de Florida, donde un personal preparado y en muy bien dotadas residencias, brinda amor y comprensión a los pequeños y el derecho a vivir en sociedad.

1210-especial-camaguey3.jpg

Todo ello ocurre a pesar del recrudecimiento del bloqueo económico, comercial y financiero impuesto a Cuba por el gobierno de Estados Unidos hace más de 60 años, que impide la entrada al país de recursos necesarios en este nivel educativo.

El gobierno cubano dedica importantes esfuerzos con el objetivo de que el sector disponga de la mayoría de esos materiales y medios, bajo el principio de la educación y la inclusión, manifestó.

Debido a la despiadada política, se imposibilita la compra de máquinas braile indispensables en la educación de niños ciegos y de baja visión, cuya adquisición por terceros países resulta muy costosa.

El apoyo del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social a la Educación Especial es otro ejemplo de cómo se defienden los derechos humanos de las personas con discapacidad en Cuba, mediante la seguridad de un empleo a los alumnos cuando llegan al noveno grado y a los 18 años de edad.

Corresponde hoy festejar por estos y otros múltiples ejemplos que demuestran la fortaleza de nuestro sistema, reconocido a nivel mundial por su carácter inclusivo, que asegura el disfrute de una educación de calidad desde la primera infancia hasta la enseñanza universitaria de posgrado.

La satisfacción de ver avanzar en la vida a niños y adolescentes cubanos matriculados en escuelas especiales se reafirma como motivo de regocijo este Día Internacional de los Derechos Humanos.

1210-especial-camaguey4.jpg

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar