Camagüey, 4 feb.- Entre los trabajadores del Comercio, la Gastronomía y los Servicios, que hoy celebran su día, destaca el protagonismo de las féminas, quienes están bien representadas entre quienes ocupan cargos de dirección en ese sector.

Yolexis Rosales Ramírez es una de esas mujeres que se siente plena, feliz de la vida que lleva y en consonancia hace público uno de los motivos que tanto  la alegran: ser dirigente sindical.

“Es algo que me atrae por naturaleza —asegura—, tal vez sea porque soy una mujer siempre activa, o quizás porque me gusta conversar con  las personas, escucharlas, ayudarlas a encaminar sus problemas; el caso es que  disfruto asumir responsabilidades en el Sindicato y he tenido la suerte de que mis compañeros me propongan para que los represente”.

Con 18 años de edad comenzó en los menesteres sindicales y ha sorteado exitosamente los obstáculos que se han interpuesto en su camino.

“A la luz de estos días se cuenta fácil, pero durante la etapa de la maternidad y los primeros años de mi hijo fue realmente un reto permanecer dentro del ejecutivo sindical, mucho más si tomas en cuenta que en la década de los 90 del pasado siglo ese quehacer era muy intenso”, precisa la entrevistada.

En opinión de Aracelis Cardoso Hernández, con más de 25 años de labor y actualmente al frente del Grupo Empresarial de Comercio, no todo el mundo puede dirigir, hay que ser líder, saber conquistar el corazón de las personas.

“Estar del lado de la razón, sin parcializarse. El prestigio de la organización  depende del compromiso con la verdad en cualquier circunstancia. No mentir a  los trabajadores, decir las cosas en el momento que haga  falta.

“Soy Ingeniera Química de profesión y comencé a labora en la fábrica de helado Coppelia y luego, por decisión del Órgano de Trabajo paso a la Empresa de Servicios como especialista y después me desempeñé como directora de esa entidad en Camagüey”, explica Aracelis.

Por su parte, Addis Cervantes González, directora de la Unidad Empresarial de Servicios en los municipios de Florida, Carlos Manuel de Céspedes y Esmeralda, destaca el sacrificio de las féminas del sector, teniendo en cuenta la llamada doble o triple jornada que asumen, así como las incomprensiones de los clientes e incluso de la propia familia, que en ocasiones las reclaman permanentemente y hasta les reprochan el tiempo que les dedican al trabajo en detrimento de la atención al hogar.

Mairelis Reyes Purra, dirigente sindical que atiende el sector no estatal, agregó que las líderes en el gremio, principalmente las del nivel de base, tienen que ser capaces de deslindar  los intereses e interpretaciones acerca de lo que conviene  en cuanto a horario y empeños relacionados con la vida laboral. Reconoce que todavía en equidad de género hay camino por recorrer.

En tanto, Yazmín Hernández Soler, directora de la Unidad Empresarial de Servicios en Guáimaro  y Sibanicú, subrayó el liderazgo de las mujeres en el centro. Ella siente satisfacción por el trabajo, el cual exige entrega y preparación para poder cumplir las expectativas de los trabajadores.

Noelia Álvarez Gutiérrez, segunda administradora del complejo gastronómico Coppelia, afirma que en sus más de 20 años como dirigente sindical se ha convencido de que en esa labor la voluntad cuenta mucho; inspira, sí, pero no es suficiente.

“En capacitarse está la clave del éxito. Son los conocimientos los que marcan el camino hacia lo que puede  estar o no bien.  Entonces, sí no dedicas tiempo a informarte, a pasar una escuela y luego a compartir lo aprendido con los trabajadores, a poner los conceptos en función de un desempeño orgánico, comienzas a improvisar, lo cual no siempre trae consecuencias positivas.

Estas mujeres tienen la responsabilidad infinita de aportar como trabajadoras,  dirigentes, madres y esposas lo mejor de sí en cada espacio.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar